Género y cooperación: breve análisis.

/, Noticias/Género y cooperación: breve análisis.

Género y cooperación: breve análisis.

El principio de igualdad de género y no discriminación.

El principio dBalanza de igualdade igualdad de género y no discriminación implica que mujeres y hombres deben de tener los mismos derechos, es decir, deben de tener la misma igualdad legal, cultural y social, entre otros.

La Carta de Naciones Unidas firmada en San Francisco en 1945, proclama que:

 <<Se reafirma la fe en los derechos fundamentales del ser humano, en la dignidad y el valor de la persona humana, en la igualdad de derechos entre los hombres y las mujeres y de las naciones grandes y pequeñas>>.

El principio de igualdad de género no siempre se aplica de forma efectiva y consciente, pues en muchos casos no se realiza un análisis específico de la situación de las mujeres en el plano económico y social. Es imprescindible conocer el problema de la desigualdad para poder alcanzar soluciones que favorezcan la igualdad entre mujeres y hombres, sobre todo, en áreas donde se están creando nuevas iniciativas para el empleo o para la capacitación, como en la economía verde. El objetivo es que las nuevas iniciativas sean diseñadas teniendo en cuenta el principio de igualdad de género, de esta forma, el desarrollo económico y social irá en paralelo a la consecución de la plena igualdad de género.

Análisis de la situación

Si centramos en análisis en las desigualdades del mercado laboral, según los datos facilitados por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), a nivel mundial, existe una creciente brecha de género en este ámbito, solo un 50% de las mujeres trabajaba fuera del hogar en el año 2014, frente a un 77% de hombres. Si retrocedemos hasta el año 1995, estas cifras eran del 52% para las mujeres y del 80% para los hombres.

Aunque en la mayoría de los países desarrollados se estén llevando a cabo políticas de igualdad de género, lo cierto es que los datos continúan siendo devastadores. Actualmente, como vemos, la mujer sigue sufriendo discriminación y desigualdad en el puesto de trabajo. Esto se traduce principalmente en:

  • Brecha salarial. La brecha salarial entre hombres y mujeres sigue creciendo, existe una diferencia de aproximadamente un 20% menos respecto al salario de los hombres. Esto supone una infravaloración del trabajo de la mujer respecto al trabajo de los hombres. Según un informe de la ONU, si los datos no evolucionan, nos costará más de 70 años conseguir la igualdad salarial.
  • Segregación ocupacional vertical o techo de cristal. El llamado techo de cristal en el mercado laboral, imposibilita a las mujeres para alcanzar un puesto de responsabilidad como son los cargos gerenciales. Esta limitación al ascenso laboral de las mujeres, se convierte en una lacra para el desarrollo de sus carreras profesionales, que se ven en la mayoría de los casos limitadas a pesar de tener una alta cualificación académica.
  • Baja participación en actividades empresariales. Existe un porcentaje muy bajo de mujeres emprendedoras, sobre todo, en lo que respecta a grandes empresas.
  • Brecha tecnológica. La brecha tecnológica en este caso, se refiere a la creación de nuevas empresas de base tecnológica y a la generación de nuevas aplicaciones, no tanto a su uso. El porcentaje de mujeres emprendedoras en esta área es muy reducido.
  • Trabajos no remunerados. Las mujeres siguen siendo las que dedican más tiempo a los trabajos domésticos, trabajos que no son remunerados. Esto dificulta el acceso de la mujer al mercado laboral, así como la participación en actividades sociales y educativas. En el caso de regiones no desarrolladas, como las existentes en el África subsahariana, el principal trabajo no remunerado de la mujer es la recogida de agua para el hogar. Teniendo en cuenta que las fuentes de abastecimiento de agua pueden estar a largas distancias de su poblado, el tiempo dedicado a tareas no remuneradas es el doble que el de los hombres.
  • Acceso restringido a la tierra y a la vivienda. En los países menos desarrollados, las leyes y políticas prohíben a las mujeres acceder a la compra de tierras o de viviendas.
Género

Igualdad de género en el acceso a la tierra.

Nuevas vías para alcanzar la igualdad

En los últimos años, desde la Organización de Naciones Unidas se viene trabajando en estrategias que tengan objetivos como:

  • Promover el modelo cooperativo entre mujeres como vehículo para alcanzar la igualdad de género. Las cooperativas tiene una base legal que se inspira en la inclusión y participación igualitaria de todos sus miembros, es decir, los procesos de toma de decisiones son democráticos y transparentes. Por tanto, el trabajo cooperativo elimina las barreras discriminatorias que pueden existir con otras formas de organización del trabajo y es por ello, por lo que las cooperativas se consideran un vehículo ideal para alcanzar la igualdad entre mujeres y hombres.
  • Promover la ampliación a los servicios de créditos. Mejoras las condiciones de crédito para las mujeres que quieran emprender un proyecto empresarial. Ello podrá conseguirse con la ayuda de instituciones públicas y privadas que faciliten crédito a través de ayudas o subvenciones.
  • Promover la mejora de las políticas salariales. El objetivo es conseguir la igualdad salarial entre mujeres y hombres de forma efectiva a través de una base legal que se centre en este ámbito.

Estos son sólo algunos de los objetivos en los que se centran las nuevas estrategias de la ONU para el alcance de la igualdad de género en el ámbito laboral. No obstante, el trabajo no finaliza aquí, pues aún se necesita trabajar más la coherencia de las iniciativas para poder coordinar mejor las políticas de un modo conjunto en el plano internacional, pues lo que puede funcionar en un país, puede resultar perjudicial para otro.

El punto de partida para conseguir esta coordinación política, es la cooperación internacional entre países. Los procesos de negociación y toma de decisiones deben de ser abiertos, adaptados a las circunstancias socio-económicas de cada país, de forma que se puedan establecer medidas conjuntas que desarrollen el principio de igualdad de género y no discriminación.

2016-11-02T14:31:15+00:00